Solemnidad de la Santísima Trinidad

ONGOING SALVATION

God rejoices when we refresh ourselves in God's love and rededicate our lives to holiness. Broken as we are, the Lord wants our help to save the world. Jesus saved the world once and for all, of course, through his cross and resurrection. But the work of God's salvation continues as God provides the grace for each human person to work toward healthy relationships with God and others. This work goes on until the end of time, and the Lord wants our help. This is what it means to be a disciple of Christ in the new evangelization: We must ask for the grace to live in Jesus, refreshing others with his love. 

SALVACIÓN CONTINÚA

Dios se alegra cuando nos refrescamos con el amor de Dios y volvemos a dedicar nuestras vidas a la santidad. Hechos pedazos como estamos, el Señor quiere nuestra ayuda para salvar al mundo. Jesús salvó al mundo una vez y para todos, desde luego, por medio de su cruz y resurrección. Pero el trabajo de la creación de salvación de Dios continúa como Dios provee la gracia a cada persona para trabajar relaciones saludables con Dios y con los demás. Este es un trabajo que continuará hasta el final de los tiempos, y el Señor quiere nuestra ayuda. Esto es lo que significa ser un discípulo de Jesús en la Nueva Evangelización: Debemos pedir la gracia de vida de Jesús, refrescando a otros con su amor.

Lecturas de hoy: Dt 4:32-34, 39-40; Sal 33 (32):4-5, 6, 9, 18-19, 20, 22; Rom 8:14-17; Mt 28:16-20