Mensaje del Pastor

Este fragmento del evangelio nos permite apreciar el valor de la comunidad que también se siente interpelada, y convertida, por la decisión de Jesús de llamar a aquel pobre ciego que se le dirige a gritos. La comunidad pasa de rechazar al ciego, pecador y pobre, porque molesta, porque no ha sido regulado que los pobres tengan voz y porque tal vez alguien piensa que no tienen derecho a Dios. La voz del ciego, sin embargo, enraíza en su fe de que Jesús es el Hijo de David, el Mesías, y esto le da fuerza para insistir. Y su ruego llega hasta Jesús quien, diciendo que lo llamen, está indicando a la comunidad que todos tienen derecho a ser escuchados y acogidos por él, y con esta acción educa y quizá reprende a los que quieren excluir a aquel pobre.

Ciertamente es una gran enseñanza que nos presenta la liturgia del día de hoy, y nos invita a no solo saber dirigirnos a Jesús, sino también a no impedir a nadie a acercarse a él.

En unión de oraciones

Rev. Alejandro Marca Mansilla, Pastor.