Mi reino no es de este mundo

Nosotros, los cristianos, somos los que tenemos que trabajar por la construcción del Reino de Dios en la tierra. La gente del mundo se va construyendo un reino mundano de poder, dinero, mentira, corrupción, injusticia, opresión, odio, terrorismo, violencia, guerra… Este no es el reino que Dios quiere en la tierra. Es necesario un cambio de mentalidad, una conversión. A los cristianos nos toca crear estructuras de paz, amor, justicia… Santa Teresa de Calcuta dijo: «La falta de amor es la mayor pobreza», y el papa Francisco nos dice: «El Reino de Dios no es de este mundo, pero es para este mundo y se construye con las obras de misericordia; es así como se realiza el Reino entre nosotros». Si lo construimos aquí, después lo gozaremos allí.

Rev. Alejandro Marca Mansilla, Pastor.