¿Qué debemos hacer?

Después de tantas experiencias, por dónde tenemos que ir. Juan Bautista da respuestas muy simples, que incluso sorprenden ante una figura tan austera: «El que tenga dos túnicas, que comparta con el que no tiene… No se aprovechen de nadie…» nos dice el evangelio. Son obras propias de una actitud limpia y generosa. Después, Jesús no quiere poner ejemplos como estos, sino que quiere hablar de una actitud del corazón, y por esto usará un lenguaje mucho más radical, cosa que también sorprende en una figura tan amable y acogedora de la gente sencilla: «Al que te pegue en una mejilla, preséntale la otra; al que te quite la capa… que tome también la túnica» (Lc 6,29); «Vende todo cuanto tienes y distribúyelo a los pobres… luego, ven y sígueme» (Lc 18,22).

En el fondo, sin embargo, esta actitud tan radical de la que habla Jesús ha de llevar a decisiones concretas en el trato con los de casa, con los vecinos, en el trabajo, en la escuela, que sean abiertas, generosas, responsables, llevadas por el amor y el servicio. Después de todas las experiencias que vivimos, hay que volver a recuperar, día tras día, estas actitudes evangélicas que ofrecen la seguridad de un camino realmente positivo, humano, constructor del Reino.

Que tengan todos un feliz día,

Rev. Alejandro Marca Mansilla, Pastor.