Mensajes de nuestro párroco

¡Más allá del sol hay un dulce hogar!

(Mayo 28, 2017)

Como todo ser humano, los discípulos, también estaban confundidos y no sabían bien si aquella despedida era para siempre, pues cuando murió eso creían también pero el Maestro los sorprendió con la resurrección. Esta vez también les habla de una despedida inminente: Ya no lo volverían a ver con los ojos de la carne, por eso en sus corazones brotan sentimientos de tristeza y de nostalgia. Sin embargo también viene a su mente la promesa: "Yo estaré con ustedes hasta el fin del mundo". ¿Cristo se va pero se queda? ¿Cómo es eso?, dirían los discípulos. ¡No entendemos esta paradoja, Maestro!

Amigo lector, tampoco nosotros entenderemos el misterio de la Ascensión del Señor a los cielos si no abrimos todo nuestro ser a la gracia de la fe: Para Dios es posible lo que para los hombres es imposible. Dice el Evangelio que mientras Jesús se despedía "se separó de ellos, los bendijo y subió al cielo".




La importancia de la coherencia entre las palabras y el testimonio de vida

(Mayo 21, 2017)

Todo el tiempo litúrgico de la pascua hemos celebrado la experiencia del amor infinito de Dios que, al resucitar, ofrece vida eterna al hombre que cree en él: “el que cree en mi tendrá vida eterna”. Pero en el mismo contexto, llega el tiempo de dar a Dios una respuesta de amor en nuestra vida cristiana de todos los días. "Si me amáis guardaréis mis mandamientos" nos dice Jesús en el evangelio. Es decir, Jesús toca el tema de la coherencia entre obras y palabras, palabras y testimonio de vida. y nosotros queremos ser coherentes ofreciéndole las obras de nuestro amor.

Cuando un amigo se va le decimos cuánto lo queremos, le pedimos sus consejos y recomendaciones, le recordamos las experiencias bellas, le hacemos muchas promesas. La noche del jueves santo el cenáculo se transformó en escenario de una despedida, la más histórica, la más trascendental. Jesucristo sabía bien que era el último encuentro que tendría con sus amigos y lo aprovechó para dejarnos un regalo, una recomendación y una promesa: El regalo fue el sacramento de la eucaristía; la recomendación: su mandamiento de amor; la promesa: el Espíritu Santo con la abundancia de sus dones.




¡El hombre está hecho para ser feliz!.

(Mayo 14, 2017)

Todos los seres humanos presumen saber toda la verdad y todas las verdades entre cielos y tierra, pero la verdad es solo Dios es la verdad plena. Las demás, son acercamientos, buenas intenciones, intentos y demás. A través de la historia, el ser humano siempre ha puesto en tela de juicio muchas seguridades y todo lo cuestiona, lo relativiza. Es lo que le ocurrió al apóstol Tomás, y a quien Jesús le dio la respuesta más clara: "Yo soy el camino, la verdad y la vida" y que cree en mi, tiene vida eterna.

"Jesús es el camino. No es uno de tantos caminos. "Yo soy el camino, y la verdad, y la vida. Nadie va al Padre sino por mí". Jesús se nos presenta como aquel que da sentido pleno a la existencia, como el que es capaz de satisfacer nuestro deseo de felicidad, de gozo, de vida plena. Siguiéndole a él todos los valores y las esperanzas e ilusiones humanas se hacen más plenas; todos los esfuerzos que hacemos los hombres al servicio de una vida mejor pueden llegar más a fondo, pueden alcanzar una amplitud insospechada. Reconociendo a Jesús como el camino.




El día del Buen Pastor, ¡Día de los Sacerdotes!

(Mayo 7, 2017)

El cuarto Domingo de Pascua, cada año, la Iglesia lo dedica a honrar a Jesús, el Buen pastor y en él a todos los pastores de almas en toda la Iglesia extendida por el mundo entero. En algunos países de América Latina, en este Cuarto Domingo de Pascua, se celebra La Fiesta del Sacerdote, conocido como el Día del buen Pastor, y se les anima con oraciones y motivaciones de gratitud a seguir adelante su misión. En algunos países a los sacerdotes se les llama: “curas” que de por sí es una expresión muy significativa pastoralmente hablando pero desafortunadamente algunos usan esa expresión en modo despectivo o despreciativo haciendo que se falte al respeto a Jesús mismo y a la persona a la que el sacerdote representa.

Al sacerdote se le llama “CURA” porque su misión es SANAR, CURAR, y lo hace en nombre de Dios, luego no es cualquier curandero, ni cualquier sanador, es el que “cura” el alma dando un buen consejo, haciendo una profunda oración, celebrando un sacramento y ofreciendo el sacramento de la reconciliación para sanar las penas espirituales y perdonar pecados.




Caminando en la decepción más profunda.

(Abril 30, 2017)

No hay día que no traiga su anochecer como tampoco hay noche que no traiga su amanecer. La Vida se mueve así entre anocheceres y amaneceres, entre luces y sobres, alegrías y tristezas, certezas e incertezas, esperanzas y desánimos, etc., y, eso la hace siempre nueva, despierta, llena de misterio y de entusiasmo, y de muchas sorpresas de todo color.

Así sucede que, en los momentos más oscuros de la vida, cuando creemos que caminamos solos y que todos se olvidan de nosotros, y que la soledad te domina, ahí ene se momento, Jesús resucitado se pone a nuestro lado como un peregrino de Emaús, no dejando que el desaliento se apodere de nosotros. Con Él nuestra noche llena de tinieblas volverá a quedar iluminada, fortalecida, alegrada porque el encuentro con Jesús renueva la vida del que cree en él y por eso se queda con nosotros para escucharle en su Palabra y recibirle en su Eucaristía.




La Misericordia Divina de Dios

(Abril 23, 2017)

Hemos vivido tiempos espirituales alentadores: Del sufrimiento a la muerte y de la muerte a la vida en la Resurrección y hoy, en este domingo celebramos la Fiesta del Amor Misericordioso de Dios que se derrama sobre todos nosotros. La fiesta de la Divina Misericordia que se celebra el segundo domingo de pascua. En el Evangelio de hoy Cristo resucitado se muestra misericordioso y comprensivo con Tomás, que experimenta en persona el perdón y la paz.

La devoción a la Divina Misericordia constituye un auténtico movimiento espiritual promovido por santa Faustina Kowalska. A ella le pidió Jesús que se pintara una imagen suya con la leyenda "Jesús en ti confío", y que se celebrara con gran solemnidad el primer domingo después de Pascua de Resurrección. Jesús prometió: "A las almas que propaguen la devoción de mi misericordia, Yo las protegeré a lo largo de su vida como una madre cariñosa a su hijo, y a la hora de la muerte no seré para ellas Juez, sino su Salvador Misericordioso".







      Page 1 of 14    >  >>