Mensaje del Santo Padre Francisco para la Cuaresma 2018

Decimoquinto Domingo del Tiempo Ordinario

(Julio 15, 2018)

LLAMADO A LA MISIÓN

Como cristianos bautizados, cada uno de nosotros está llamado a la misión. Cuando los católicos escuchamos la palabra "misión", por lo regular muchos pensamos de quienes van a países lejanos para servir y compartir su fe. Algunos podrían también pensar de una misión parroquial, un tiempo de gracia dedicado a reflexionar, por lo regular guiado por un predicador invitado. Recuerdas una de las frases muchas veces citada de la película Misión imposible: "Tu misión, si decides aceptarla . . ." Algunas veces usamos la palabra misión para describir nuestro propósito o meta, lo que se nos ha encomendado hacer. Pensar de misión de esta manera hace nuestra llamada como cristianos más clara. Nuestra misión es vivir como un pueblo cristiano, compartir nuestra fe, ser un pueblo de servicio y mostrar el amor de Cristo a los demás en las formas como vivimos nuestras vidas todos los días. La elección de vivir como un pueblo de misión es nuestra. ¿Cómo vives o vivirás como una persona de misión?



La Natividad de san Juan Bautista

(Mayo 3, 2018)

MADURO Y LISTO

Los profesores y entrenadores conocen cómo modificar sus tácticas que ayuden a sus diferentes estudiantes. Dios hace lo mismo con nosotros, evaluando perfectamente la intervención precisa que necesitamos en situaciones particulares. Dios envía a Jesús al mundo en el momento más maduro en la historia de la humanidad. Aunque por siglos, muchos profetas habían anunciado la venida del Mesías, el profundo honor de conocer al mismo Cristo cayó sobre Juan el Bautista. El Evangelio de Mateo nos dice que este profeta bendecido era así: "Juan usaba ropa hecha con piel de camello y tenía un cinturón sobre su cintura. Comía insectos y miel silvestre". De una infinita variedad de personas a lo largo de toda la historia de la humanidad, Dios eligió a Juan el Bautista, en su vida salvaje, para prepararnos a conocer al Hijo de Dios.




El Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo

(Mayo 3, 2018)

TAN REAL COMO PARECE

La "nueva alianza" descrita en la carta a los hebreos es tan real como el dramático convenio sangriento del que habla el libro del Éxodo. Jesús transformó la experiencia de la alianza para nosotros, poniendo un fin a los sacrificios de animales. El autor de la carta a los hebreos explica que "él entró de una vez por todas al santuario, no con la sangre de corderos y becerros sino con su propia sangre, obteniendo la redención eterna". Jesús murió, una vez por todos, ofreciendo su propia sangre en expiación de nuestros pecados. En la última noche de su vida, Jesús nos ordenó ofrecer pan y vino, que él transforma en su Cuerpo y Sangre, en recuerdo de su sacrificio perfecto. Aunque poniendo vino de una botella es una categoría diferente de la de matar a un toro y rociar su sangre, nosotros nunca debemos olvidar que el vino que ofrecemos verdaderamente se convierte en la Sangre de Cristo.




Solemnidad de la Santísima Trinidad

(Mayo 27, 2018)

TODOS EN FAMILIA

El hecho de que seamos en verdad hijos de Dios cambia todo en la historia de la humanidad. Es fascinante estudiar las mitologías antiguas, con tantos dioses, semidioses, monstruos y otras criaturas. Pero en ningún lugar en esas historias hay un simple mortal que proclame la íntima bondad de Dios quien es el padre de toda la unidad, con un amor tierno e inmutable. El libro del Deuteronomio considera esta situación de Dios preguntando: "¿ha pasado algo tan extraordinario alguna vez? ¿Se escuchó algo tan asombroso antes?" El pueblo de Dios debe responder: "¡No, nunca!" Dios, el único y verdadero Dios, ha transformado toda la historia humana al elegirnos como sus amados hijos. Y aunque hemos roto todas las promesas que hemos hecho, Dios ha permanecido fiel a nuestro pacto. Dios nos muestra cómo mantener la fe unos con otros con amor profundo y permanente.

Muchos de nosotros tenemos heridas marcadas por experimentar la infidelidad y el egoísmo. Como pueblo, no tenemos la consistencia de ser buenos para amarnos unos con otros de la misma manera que Dios nos ama. Cada uno de nosotros sabe el dolor salvaje de la indiferencia o la traición. Mucho de nosotros de alguna manera ha lastimado o herido a otras personas. Aun así, Dios nos ama. La fidelidad de Dios nos anima a intentar nuevamente a amar desinteresadamente.




Domingo de Pentecostés

(Mayo 20, 2018)

ENCUENTRO CON LA CULTURA

Hoy escuchamos en el libro de los Hechos como personas de diferentes lugares, todos judíos, escucharon la proclamación acerca de Jesús en sus propios idiomas. Muy probablemente ellos eras judíos de la diáspora por lo que habían vivido en otras tierras y aprendido otros idiomas y culturas. A lo largo del libro, el autor de los Hechos insinúa lo que sucederá después.

La Buena Nueva va a ser recibida por diferentes pueblos y culturas. Habrá un dialogo entre el mensaje de Jesús y cada cultura, y el mensaje se enraizará dentro de cada cultura. Muchas personas rechazarán a Jesús, pero aquellas que lo acepten aprenderán a proclamar a Jesús y se unirán a la labor del Espíritu de transformar la cultura.




Séptimo Domingo de Pascua

(Mayo 13, 2018)

LA COMUNION DE LOS SANTOS

Hace exactamente siete meses celebramos la festividad de Todos los Santos. Aquí maravilloso tesoro hemos heredado con la comunión de los santos! Hoy nos centramos en los primeros santos nombrados por la Iglesia: los discípulos del Señor. La elección de Matías, de la manera como es relatada en la lectura de hoy de los Hechos de los Apóstoles, es una historia maravillosa sobre cómo la naciente Iglesia respond’a a las necesidades de una creciente comunidad. Las estadísticas muestran que el número de miembros en la Iglesia ha crecido sostenidamente en los últimos años. Muchos han respondido al llamado del Señor y han ingresado en el proceso de iniciación denominado el Rito de la Iniciación Cristiana de Adultos. Uno de los grandes himnos que entonamos en la Vigilia Pascual, mientras se acercan a la fuente bautismal los que van a ser bautizados, es la Letanía de los Santos, en la que invocamos el nombre de los que ahora descansan en la presencia del Señor. En el bautismo de los candidatos la Iglesia se renueva otra vez.







      Page 1 of 22    >  >>