Unción de los Enfermos

El sacramento de la Unción de los enfermos tiene por fin conferir una gracia especial al cristiano que experimenta las dificultades inherentes al estado de enfermedad grave o vejez (CIC 1527). Es un acto de reconciliación y aceptación de la voluntad de Dios, ponerse en sus manos y esperar confiados en su voluntad, uniendo nuestro dolor y nuestro sufrimiento al sufrimiento y al dolor de Cristo en la cruz, para ser liberados con Él en la plenitud de los tiempos.
 

¿Quiénes pueden recibir este sacramento?

Cada vez que un cristiano cae gravemente enfermo, puede recibir la Santa Unción, y también cuando, después de haberla recibido, la enfermedad se agrava.(CIC 1529). En cualquiera de estos casos, los familiares han de acercarse con tiempo a la Parroquia o capilla para solicitar la asistencia del sacerdote.
 

Hay un elemento que me parece debemos tener todos en cuenta como es el no esperar a que la persona entre en agonía para llamar al sacerdote, esto puede traer ciertas dificultades como puede ser que la persona en ese momento no lo encuentre y la familia "culpe" al sacerdote por no haber estado en el momento. A tiempo y de una manera organizada es posible hacer las cosas bien.