Nuestra Misión

¡Convertirnos y Trasnfigurarnos!

“Bajo la protección de Nuestra Señora del Tepeyac, nuestra Patrona, quien nos dijo “Que no estoy yo aquí que soy tu Madre,” e iluminados por el Espíritu Santo, guiados por el ejemplo de San Juan Diego, seamos testigos y evangelizadores en nombre de Cristo Jesús.

Reconociéndonos limitados, pero a la vez, agradecidos por el llamado que Dios nos ha hecho a la cooperación de su Reino, podamos seguir trabajando en todos los ministerios, actividades y proyectos de la vida parroquial.

Como aconteció en la visita de María a su prima Isabel, nosotros también podamos llevar el mensaje recibido, para que encienda en otros, la misma alegría que experimentó Santa Isabel (Ver Lucas 1:41-44; Evenagelii Gaudium, 5).

Como nos exhorta el Papa Francisco:
Caminemos con Cristo, construyamos la Iglesia y confesemos su nombre a la humanidad (Ver “Lumen Fidei” sobre la fe. No. 21), así continuamos nuestro caminar hacia nuestra transformación parroquial (Ver Evenagelii Gaudium, 11).

Para seguir en este sendero nuestras acciones se enfocarán por medio de diferentes iniciativas de evangelización que ayudarán a conocer y fortalecer nuestra fe, para despertar el deseo de una relación más íntima con Cristo y su Iglesia.

Mediante la Catequesis promoveremos acciones que nos lleve a fortalecer la unidad familiar en un mejor entendimiento de la doctrina de Jesús y de la Iglesia por medio de la celebración de la liturgia creando así una mejor intimidad con el Señor.

Para lograr todo lo anterior, fomentaremos un cambio en la conciencia y en la constante participación material de los feligreses, y así, responder a las necesidades que requiere la misión de la parroquia.
 
Bajo la intercesión de Nuestra Señora del Tepeyac e inspirados en San Juan Diego, vivamos nuestra santificación personal y el celo pastoral por nuestra Madre, la Iglesia.”